[ Registrarse ]
 
 
Principal
· Home
· Archivo de Noticias
· AvantGo
· Contactar
· Descargas
· Enciclopedia
· Enlaces
· Enviar Noticias
· Foro
· Galería de Imágenes
· Reportajes
· Tu Cuenta
Últimas imágenes

ABCde Sevilla 5 de Diciembre

Arturo y Don Quijote en la RAE

Presentación adaptación Quijote en FIL

.: Galería de fotos :.

Últimos mensajes

 EPDLA 7: El arsenal de Venecia
 Entrevista de este foro a los guionistas de LADCA
 09.06.1981 - Gaddafi quiere frenar a Israel
 1119 - 14.12.2014 - Deconstruyendo pinchos de tortilla
 206 - 15.06.1997 - Más papel, es la guerra
 1118 - 07.12.2014 - Recordando a Sócrates
 Arturo Pérez-Reverte y Don Quijote
 1117 - 30.11.2014 - Una Historia de España (XXXVI)
 29.11.2014 - Prólogo a la edición escolar de 'Don Quijote'
 Relevancia a la web

El Capitán Alatriste Forums

Artículos Pasados
Domingo, 06 octubre
· 'El francotirador paciente', nueva novela de Arturo
Sábado, 15 junio
· Comienza el rodaje de la teleserie 'Alatriste'
· Arturo, premiado en Sevilla
Domingo, 09 junio
· Arturo viendo ajedrez en León
Lunes, 03 junio
· Arturo en la Feria del Libro de Madrid
Martes, 28 mayo
· Arturo, Premio de Periodismo en Guadix
Domingo, 19 mayo
· Arturo en Buenos Aires
Sábado, 16 marzo
· Luz verde definitiva para la teleserie 'Alatriste'
Viernes, 09 noviembre
· Arturo y la RAE en Cádiz
Jueves, 12 julio
· Nueval novela de Arturo: 'El tango de la guardia vieja'

Artículos Viejos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el monitoreo de las costumbres de uso de su navegador. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar el modo de tratamiento de estas cookies o negarlas.

Ecke Ecke
www.Capitan-Alatriste.com :: Ver tema - 'Territorio comanche' (1997)
 FAQFAQ   BuscarBuscar   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

'Territorio comanche' (1997)
Ir a página 1, 2  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Cosas veredes
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 11303

MensajePublicado: Vie Dic 04, 2009 11:16 pm    Asunto: 'Territorio comanche' (1997) Responder citando



Este hilo es sobre la película. Para ver entrevistas e información sobre el libro, ir aquí: http://www.capitan-alatriste.com/modules.php?name=Forums&file=viewtopic&t=2656

Entrevista de este foro a Pérez-Reverte sobre cine: http://www.capitan-alatriste.com/modules.php?name=Forums&file=viewtopic&t=3921

--

Pérez Reverte, Imanol Arias y Carmelo Gómez recorren 'Territorio comanche'
El escritor y los actores preparan en Sarajevo una película sobre reporteros de guerra
Gervasio Sánchez - El País - Sarajevo - 21/03/1996

No hay centenares de muertos, pero hay los suficientes para que Carmelo Gómez e Imanol Arias perciban el ambiente tétrico que los periodistas y los cámaras de televisión recogían en sus crónicas sobre el cerco de Sarajevo. No están rodando, hoy no son actores. Son seres humanos transparentes, que necesitan absorber sensaciones como éstas para comprender los personajes que protagonizarán dentro de unos meses en la película 'Territorio comanche', basada en un relato del escritor Arturo Pérez Reverte, dirigida y producida por Gerardo, Herrero y Tornasol Films.

No ha sido una visita gratuita o turística. La escena más dura y desconcertante de la película transcurre en un depósito de cadáveres como el de Sarajevo. Los protagonistas visitan los escenarios bélicos donde transcurre la trama de la película días después de finalizar oficialmente el cerco de la capital bosnia. Ya sienten en su propia piel la inercia de los personajes, el vértigo con que se trabaja en situaciones límites, la química de que están compuestos los protagonistas. Imanol Arias y Carmelo Gómez han decidido ser esponjas humanas. Quieren aprender de cada situación. Y tienen decenas de preguntas preparadas para los especialistas. Y no se conforman con la respuesta fácil. Imanol será Mikel y Carmelo, José. Periodista y cámara integrantes de un equipo de televisión. El propio Arturo Pérez-Reverte y José Luis Márquez, uno de los mejores cámaras especializados en conflictos, atrapados por la vorágine de la ficción, cuyos personajes son tan reales como la propia realidad.

Desde hace una semana el equipo viaja por Croacia y Bosnia en busca de escenarios y exteriores naturales para rodar a partir de septiembre 'Territorio comanche': "El lugar donde el instinto dice que pares el coche y des media vuelta", tal como lo define el propio Pérez Reverte en el relato.

El autobús que traslada a todo el equipo técnico y artístico ha atravesado los frentes reales de la guerra de Croacia de 1991 y de Bosnia-Herzegovina, iniciada en 1992 y aún no concluida. Pueblos destrozados, puentes volados, centenares de kilómetros de anatomía de la guerra. Pero, sobre todo, miradas aún inciertas, rabiosamente esperanzadoras, pero con un toque de pesimismo. Tantas promesas incumplidas durante los últimos cuatro años.

Carmelo Gómez, de 34 años, deberá interpretar el trabajo "más comprometido" de su carrera, según su propia definición. Su personaje es de una complejidad apasionante. Profesionalidad y frialdad, pero también emoción y sinceridad. De estas cualidades está dotado José, el cámara que entre frase y frase fácil, quizá su única coraza ante la violencia, el dolor y la muerte, proporciona los momentos más emocionantes del relato, según recoge el texto del guión.

"La mirada de la película es la mirada de una cámara. Es más que una guerra. Se trata de seres humanos en medio del desastre", explica Carmelo Gómez, protagonista de 'Días contados', 'Vacas' y 'La Regenta'. "Es la primera vez que me meto en un escenario real tan al limite y conmovedor como éste. Es emocionante hasta la última anécdota. Esta película es una oportunidad histórica", comenta el actor leonés.

Carmelo está obsesionado por conocer hasta los últimos detalles. Es emocionante verle actuar por primera vez con una cámara de vídeo de 14 kilos. Al tercer día de llevarla encima, admite: "A veces me han dado ganas de llorar". "Pero si lloro, no puedo enfocar" hubiese dicho el auténtico José Luis Márquez o cualquier otro cámara de televisión.

A Imanol Arias, de 39 años, le ofrecieron participar en la película hace apenas tres semanas. Y aceptó porque se trata de "personajes vivos y universales que trabajan en situaciones límites que existen diariamente". Está impresionado por esa ocupación, única en su vida, de visitar escenarios de una guerra sobre la que ha leído mucho desde el inicio de la desmembración de la antigua Yugoslavia.

"Los protagonistas de 'Territorio comanche' han vivido el horror de decenas de guerras, conflictos que no son suyos como si lo fueran. Quieren ser neutrales, pero al mismo tiempo saben que están implicados", reflexiona Imanol Arias. Ha quedado muy impresionado por la desolación, la sistematización de la destrucción. "Pueblos enteros destruidos al lado de pueblos donde apenas se ven huellas de la guerra", comenta Imanol.

Arturo Pérez-Reverte acompaña a la expedición. "La película tiene el mismo fin que el libro: es un homenaje a los compañeros que- han cubierto la guerra de Bosnia y quiere mostrar los escenarios singulares y, surrealistas en los que viven", comenta el escritor, que fue reportero de guerra durante 21 años, hasta que en 1994 se retiró del periodismo para dedicarse exclusivamente a escribir.

El proyecto del director y productor Gerardo Herrero es rodar la película en los escenarios reales que describe el relato. "Cuando leí 'Territorio comanche' me di cuenta de que se trataba de una historia muy visual", afirma Herrero. "Me interesa la relación de amistad, los diferentes puntos de vista sobre la guerra. Hay muchas películas de periodistas en medio del conflicto, pero los personajes son superficiales", dice Gerardo Herrero.

Este director de 43 años ha dirigido tres películas hasta hoy, entre ellas 'Malena es un nombre de tango', que se estrenará el próximo mes de abril. Pero también es uno de los productores más singulares del cine español. Películas como 'Tierra y libertad', 'Éxtasis', 'Guantamanera', 'El hombre que perdió su sombra', 'Madre Gilda', 'La boca del lobo', han sido producidas por su productora, Tornasol Films.

La estancia en Sarajevo permite a Carmelo Gómez tropezarse con Edo, que fue durante meses una especie de guardián de las cenizas de la biblioteca de Sarajevo. Una bellísima señora le dice a Imanol que le recuerda al novio de su hija. Detrás arden las casas. Los radicales serbios se marchan. Obligan a la población a acompañarlos y destruyen todo a su paso. Pero Sarajevo ya no es territorio comanche.


Ultima edición por Rogorn el Dom Jul 15, 2012 10:29 am, editado 3 veces
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 11303

MensajePublicado: Lun Dic 07, 2009 5:17 pm    Asunto: Responder citando

Pérez-Reverte crea una trama para 'Territorio comanche'
Andrés F Rubio - El País - 15/08/1996

El director español Gerardo Herrero viajó ayer a Sarajevo para continuar las localizaciones de 'Territorio comanche', una producción que dirigirá y producirá y cuyo rodaje está previsto comience el 7 de octubre. El guión, firmado por Salvador García Ruiz y Arturo Pérez-Reverte, se basa en la obra de este último 'Territorio comanche'. La trasposición al cine ha creado a los guionistas el problema de que la obra "no tenía trama, era un relato de recuerdos", comenta Pérez-Reverte, "por lo que hemos tenido que insertar una historia dentro de ese escenario, con planteamiento, nudo y desenlace: una periodista estrella que va a hacer un trabajo a Sarajevo y a la que le ponen un equipo de televisión, con las relaciones que se crean entre los tres". El libro, que levantó polémica por la acidez con la que el autor retrató a algunos de los periodistas destacados en la guerra de la antigua Yugoslavia, mantiene en el guión sólo a dos personajes reales: el que interpreta Carmelo Gómez, basado en el cámara José Luis Márquez, y el de Imanol Arias, "un reportero que en cierta forma se puede parecer a mí", comenta Pérez-Reverte. La protagonista femenina será la actriz argentina Cecilia Dopazo.

Para librarse de las críticas de oportunismo y falta de rigor que están acompañando a varias de las producciones que actualmente se ruedan en Sarajevo, Gerardo Herrero aclara que él va a hacer "una película sobre periodistas, y no sobre la guerra ni sobre el conflicto entre bosnios, musulmanes y croatas contra los serbios; ésa que la hagan los propios cineastas de la zona".

Los dos actores principales viajaron a Sarajevo el pasado marzo para inspirarse sobre el terreno, y Gerardo Herrero comenta que han sido cambiadas muchas cosas del primer guión, "puntos de vista, muchos pequeños detalles". Pérez-Reverte explica que muchos de los escenarios que vieron en marzo pasado "están siendo ya reconstruidos, por lo que el equipo tendrá que hacer el trabajo de buscar nuevas ambientaciones". De entre las experiencias que vivieron durante su visita estuvo la quema de casas por los serbios antes de entregar el territorio. Herrero explica que su productora, Tornasol, se ha aliado con una productora croata -"en Croacia hay una industria y todo es más fácil"- para facilitar los contactos, y viaja ahora a Sarajevo para comprobar la situación de cara a filmar escenas en la ciudad y conseguir los permisos necesarios. La búsqueda de un puente como el de Petrinje es uno de los objetivos del viaje, y también estudiar cómo se reflejará en la película su voladura.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 11303

MensajePublicado: Sab Dic 12, 2009 10:03 am    Asunto: Responder citando

Un decorado cruel para una amistad de guerra en Sarajevo
Gerardo Herrero rueda 'Territorio comanche' en la capital bosnia
Rocío García - El País - Sarajevo - 27/10/1996

La guerra ha brindado el decorado más perfecto y cruel. En las ruinas de Sarajevo el director español Gerardo Herrero filma la amistad y las obsesiones de dos reporteros de guerra, siempre caminando pegados a las paredes y escuchando el ruido de sus pasos sobre los cristales rotos. Dos formas diferentes de enfrentarse a la noticia subyacen en 'Territorio comanche', basada en el relato de Arturo Pérez-Reverte y protagonizada en sus papeles principales por Carmelo Gómez, Imanol Arias y la argentina Cecilia Dopazo. El filme es el cuarto, y el primero de producción española, que se rueda en la ciudad bosnia, asediada y bombardeada durante cuatro años -10.000 muertos-, tras el fin de la contienda.

'Territorio comanche', adaptación del relato del periodista y escritor Arturo Pérez Reverte -que levantó polémica por la acidez con la que su autor retrató a algunos compañeros-, es un filme basado en las angustias y obsesiones de dos reporteros de guerra de carne y hueso: el propio Pérez-Reverte, al que interpreta Imanol Arias en el papel de Mikel, y el cámara de TVE José Luis Márquez, al que da vida Carmelo Gómez con el nombre de José. Todo el filme es real, a excepción del personaje interpretado por la argentina Cecilia Dopazo, de 26 años, quien, en el papel de Laura, da vida a una periodista de éxito de programas de reality show. 'Territorio comanche' narra en 12 días -lo que dura la estancia de la periodista en la guerra- la relación amistosa, pero llena de tensión, entre los dos reporteros y entre éstos y los intereses y deseos de esa mujer a la hora de contar la crueldad de la contienda a los espectadores.

El suburbio de Dobrinja, junto al aeropuerto de la capital bosnia, al que los reporteros no pudieron acceder nunca durante la guerra, es uno de los escenarios más castigados de Sarajevo. Se luchó casa por casa, vecinos contra vecinos, y sus resultados son más que evidentes: viviendas fantasmales, ennegrecidas y agujereadas hasta la locura, en medio de unos jardincillos con tumbas caseras. Dobrinja es una de las 20 localizaciones reaIes de Sarajevo donde se rueda el cuarto largometraje del productor y director Gerardo Herrero. "No es una película sobre la guerra de la ex Yugoslavia, eso lo deberán hacer ellos mismos. No opino sobre si unos son los buenos y otros los malos. Las guerras nunca se entienden, pero ésta menos, y me ha costado tener un criterio. Mis sentimientos y convicciones, que los tengo, intento ocultarlos. A mí lo que más me interesaba era narrar la amistad entre los dos periodistas y esa: obsesión que tiene el cámara por filmar la voladura de un puente", dice Herrero, que ha llegado a Sarajevo bien empapado en la historia de los Balcanes y el mundo de los periodistas de guerra, el miedo, la valentía, el alcohol y las mujeres.

Carmelo Gómez e Imanol Arias, enfundados en pesados chalecos antibalas, corren agazapados entre disparos imaginarios y se protegen en barricadas de sacos terreros, en medio de un frío intenso y una lluvia persistente. Gómez ha aprendido a coger la cámara como Márquez -al que lleva pegado meses- y a enfrentarse al horror con humor sarcástico propio. "La guerra dispara lo mejor y lo peor de cada uno. Márquez representa al héroe más cotidiano, de una pieza, sin valoraciones intelectuales, al contrario que Pérez-Reverte, que intelectualiza la guerra. Representa la no intervención, el profesional frío", dice Gómez, para quién lo más atractivo de este, proyecto, aparte la amistad con Márquez, es la posibilidad de hacer un papel de composición externa. "Para mí es oro. Voy a poder demostrar que puedo hacer otras cosas, además de hombres trastornados y complicados. Es un personaje muy físico, que corre y salta".

Y si Gómez ha encontrado en su cercanía con Márquez, que realiza el 'making of' de la película, la manera de entender el porqué de esos ojos rojos de los periodistas en presencia de una noticia, cuanto más cruel mejor, Arias ha buscado alejarse de Pérez-Reverte para parecerse a él. Y vaya que lo ha conseguido. Con gafitas redondas y el pelo insólitamente repeinado para una guerra, Arias lleva en el chaleco doctor Livingstone todos los accesorios, algunos de ellos personales, que Pérez Reverte llevaba en sus días de combate, sin olvidar el protector para el reloj del millón de pesetas del que no se separaba ni en las circunstancias más duras. "Sarajevo ha sido una guerra que les ha marcado mucho, porque no sólo la han conocido, sino que la han vivido. Cuando en marzo pasado, poco antes del fin de la guerra, estuve con Pérez-Reverte en el barrio donde los serbios se habían hecho fuertes, y donde antes de su huida quemaban las casas, comprendí esa obsesión por la imagen y la coraza terrible que tienen los reporteros de guerra. Cuando llegué al hotel, me di cuenta de que recordaba esa sensación por la imagen y no las caras de los ancianos que salían despavoridos de sus viviendas", dice Arias, que a sus 39 años empieza a entender que quizá como actor tenga más facilidad para hacer personajes con referentes reales, como El Lute, y no imaginarios.

Si algo han entendido Imanol Arias y Carmelo Gómez en apenas dos semanas de rodaje es la droga irracional que la guerra provoca en los periodistas.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 11303

MensajePublicado: Dom Dic 13, 2009 10:30 am    Asunto: Responder citando

Sarajevo, un plató para la destrucción
Gerardo Herrero rueda en la capital bosnia 'Territorio comanche' a partir del libro homónimo de Pérez-Reverte
Salvador Llopart - La Vanguardia - Sarajevo - 27/10/1996

"Eso ha sido un tiro", dice Márquez con su voz rasposa para romper el silencio creado tras un lejano estampido. Risas nerviosas, y el equipo de 'Territorio comanche', la película que estos días se rueda en la capital de Bosnia a las órdenes de Gerardo Herrero, reemprende entonces el paso, un poco más ligero que antes, hacia ese tugurio donde tomar la última copa. Es tarde y todavía está vigente el toque de queda en Sarajevo. Pero la cantidad de gente que se mueve por las calles de la ciudad parece asegurar que lo del tiro no ha sido más que una, peligrosa, anécdota. Otra más para contar cuando todo acabe dentro de una semana. Luego, hacia Croacia por cuatro semanas más.

Junto a Márquez, el cámara de Televisión Española en el que se basa uno de los dos personajes principales de la novela homónima de Pérez-Reverte —el otro es el mismo periodista y escritor con el seudónimo de Barlés—, camina Carmelo Gómez, que lo encarna en la película. El cuerpo nervioso del cámara y sus facciones angulosas resaltadas por las gafas de sol (Lou Reed, pensamos) poco tienen que ver con el corpachón de Carmelo, pero ambos se han hecho inseparables: al parecer, son amigos más allá de la necesidad del actor de absorber su personaje. Carmelo le admira, y eso se nota cuando cuenta —por tercera vez, quizá—, ya con la copa en la mano, aquella anécdota de Márquez en la plaza Tiananmen: “Y va el tío y se queda dormido en un camión lleno de cadáveres, donde se había escondido con la cinta de vídeo de la entrada de los tanques en la plaza”. Otra de las historias de Márquez más celebradas entre el grupo asegura que durante la guerra de Vietnam, su primer conflicto como enviado especial, pidió a un grupo de soldados que, si no les importaba, fusilaran al prisionero que llevaban al paredón en otra pared. El muro elegido daba poco contraste en pantalla, “y los soldados no tuvieron inconveniente en hacerlo tras pedirle permiso al fusilado, eso sí”, añade alguien.

El horror. Y también el humor negro. Y las anécdotas que no cesan. Eso ha sido Bosnia y su conflicto bélico para los enviados especiales. Son los componentes de la tribu de la guerra que describe Pérez-Reverte en su novela, y que recoge la película de Gerardo Herrero. Todos ellos se conocen y, más o menos, se respetan. Al menos cuando no se consideran “domingueros”, turistas que vienen a echar la foto y salir corriendo. En el Holiday Inn de Sarajevo, el único hotel del mundo donde las habitaciones interiores, sin vistas, eran las más apreciadas —los francotiradores no respetaban ni a los corresponsales—, se contaban sus historias mientras bebían e intentaban no volverse locos. “Creo que el humor era la única manera que tenían de distanciarse del horror cotidiano”, dice Imanol Arias, el actor que mimetiza —es la definición más ajustada de su sorprendente transformación física— a Barlés, el alter ego del autor en la novela.

Al hilo de la conversación en un antro donde suena el bakalao más ensordecedor —como si, acostumbrados al bakalao en directo de la guerra, los habitantes de Sarajevo no pudieran prescindir del estruendo— surge, por ejemplo, la historia de aquel británico que no paraba de gritar entre un grupo de refugiados: “¿Hay por aquí alguna violada que hable inglés?”, (“eso lo meteré en la película”, comenta Gerardo Herrero), o la de aquel joven abogado catalán que lo dejó todo para convertirse, con su moto y su identificación de la revista 'Sólo Moto', en corresponsal de guerra. O la de aquel equipo de televisión dentro de un coche que, con sus ocupantes fumados y la música a toda marcha, riendo sin parar, se coló por error en medio del campo de batalla. Pero no les pasó nada. Fueron la excepción que confirma la única ley vigente durante la guerra: la de Murphy. Aquella que viene a decir algo así como que si una tostada se cae al suelo, siempre lo hará por el lado de la mermelada. Es decir, que si las cosas pueden complicarse, sin duda lo harán.

La norma del desastre, pues, que con menor dramatismo que en tiempos del asedio sigue todavía vigente en Sarajevo, una ciudad destruida que vive una paz precaria y complicada. Así, por ejemplo, los incidentes se suceden durante el rodaje de 'Territorio comanche' desde que se instalaron en la capital de Bosnia hace un par de semanas. El material llega tarde y mal. Y a veces completamente manchado de sangre, como cuando la policía rompió los recipientes que contenían la hemoglobina artificial. Los conductores bosnios se niegan —con tino— a pasar por Serbia, lo que convierte todos los viajes de Zagreb a Sarajevo (poco menos de 300 kilómetros) en una odisea de más de 11 horas. O mucho más tiempo, si los rigurosos controles fronterizos retienen el equipo, como ha ocurrido un par de veces con las armas falsas para el rodaje. Incluso una vez fueron rodeados por una patrulla de soldados de la IFOR, las fuerzas internacionales que controlan Sarajevo, convencidos de que el conflicto había vuelto a estallar en Dobrinja, el barrio destruido por donde antes pasaba la línea del frente, y donde esos días se rueda 'Territorio comanche'.

Ya no se sabe bien lo que en Sarajevo quiere decir normalidad. Pero al menos hay paz. Una paz en el centro de la ciudad, donde corre el dinero, venga de donde venga, y donde los soldados, italianos principalmente, patrullan ojo avizor entre apresurados hombres de negocios, generalmente extranjeros. Y paz en los barrios: casas sin cristales y, a veces, sin techo ni paredes, y coches destripados en las calles. Si la guerra dejó un reguero de vidrios rotos, se puede decir que la posguerra, al menos en Sarajevo, se reconoce por los plásticos que intentan proteger las ventanas. Y por la madera que se acumula en los portales para el invierno y los cientos, miles, millones de impactos de bala por todos lados. Caminar, siempre por el asfalto; en la tierra puede haber minas. Los artesanos del barrio musulmán venden los casquillos de bala ricamente repujados por un precio más que aceptable: la industria del recuerdo se ha puesto en marcha. Y el cementerio —más de 10.000 muertos de las tres religiones, católicos, musulmanes y judíos, en cuatro años de asedio— ocupa parques, laderas de montañas e, incluso, parte de un estadio olímpico.

Reconstruir todo ese horror en el plató de un estudio costaría muchísimo dinero. Además, ¿para qué? La ciudad está ahí, con una tranquilidad sólo rota por las amenazas de uno y otro lado. 'Territorio comanche' es la tercera película que allí se rueda. Hay dudas sobre las escenas de 'La mirada de Ulises' ambientadas en Sarajevo, pero sí se han rodado allí íntegramente 'The perfect circle' y 'Sarajevo'. La primera, dirigida por Ademir Kenovich, y la segunda por Michael Winterbottom, ambas con financiación inglesa y francesa.

'Territorio comanche' es la primera producción española en la que participa Cecilia Dopazo, una estrella del cine argentino. La película tiene, además, en sus créditos artísticos, dos nombres indiscutibles del panorama cinematográfico español: Carmelo Gómez e Imanol Arias. Dos físicos, dos carreras y dos estilos completamente diferentes frente a frente. Carmelo se mete en el personaje; quiere ser como Márquez, su modelo real, que está realizando por su cuenta, como lo hace todo, el 'Así se hizo' de esta película. “Márquez es entero, de una pieza, corre, salta, hace cosas; no sólo sufre, como otros personajes míos”, dice Carmelo, que espera que este papel acabe con el sambenito del actor “torturado”.

Imanol, por su parte, ha conseguido atrapar completamente los rasgos externos de Pérez-Reverte: se parece a él en su pinta y en sus gestos. Y considera que “Reverte, como escritor del guión, me ha regalado el periodista que hay en él para modelarlo a mi forma”. Imanol es un gran imitador —hay que verle “hacer de” López Vázquez o Agustín González— y, de esa imitación exterior de Pérez-Reverte, quiere construir un personaje completamente distinto, “mío e intransferible”, asegura.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 11303

MensajePublicado: Jue Ene 07, 2010 12:10 pm    Asunto: Responder citando

Herrero presenta en Berlín una visión dura y seca de la guerra con 'Territorio comanche'
Salvador Llopart - La Vanguardia - Berlín - 16/02/1997

“Una panorámica es ante todo una cuestión moral”, dice una de las máximas más incombustibles de la Nouvelle Vage [sic] francesa. Puede que a estas alturas la Nouvelle Vage [sic] sea ya más vieja que, por ejemplo, Lucas Grijander, pero las panorámicas, los 'travellings' y los (desagradables) zooms siguen ahí, suscitando inevitables cuestiones morales. Y más si la cámara apunta directamente al horror de la guerra como hace 'Territorio comanche', película española proyectada ayer en la sección competitiva de la Berlinale.

Dirigida y producida por Gerardo Herrero, y protagonizada por Imanol Arias, Carmelo Gómez y la actriz argentina Cecilia Dopazo, esta historia de guerra se basa en la novela homónima de Arturo Pérez-Reverte, y el objetivo del filme, como la obra literaria, no es explicar el conflicto —en este caso el de Sarajevo—, sino la manera en que la guerra se nos cuenta día tras día. Es decir, el punto de partida está en el trabajo de los corresponsales de guerra, encargados de concentrar, empaquetar y enviar directamente a la televisión del salón la dosis cotidiana de sangre y muerte que todo enfrentamiento armado genera. Entonces la opción, digamos, “moral”, el punto de vista elegido por Herrero es móvil y escurridizo, de difícil catalogación, al igual que el trabajo cotidiano de esos profesionales del conflicto, los reporteros con cámara al hombro. “He querido respetar a los personajes, dejarles hacer y dejar que la cámara nos muestre los acontecimientos sin subrayados. Me sitúo indistintamente en uno u otro punto de vista, y desde ellos cuento la historia de los reporteros en la guerra.” Y lo hizo con la convicción de quien puede asegurar, aunque la acogida no haya sido muy calurosa: “He hecho la película que he querido”.

Y, ¿cómo es la película que ha querido hacer? Seca, por momentos bronca, con pocas concesiones a la galería sentimental, que también las hay en las ¿evitables? historias de amor. La violencia de la guerra sucia de Sarajevo como fondo y la vida cotidiana de los periodistas como guía argumental. Entonces, ¿los periodistas de guerra, la tribu, como héroes? y ¿la sangre y el horror como gancho cinematográfico? No hay que olvidar que 'Territorio comanche' se basa en la novela de Arturo Pérez-Reverte sobre sus experiencias —sus filias y sus fobias, dicen algunos— como corresponsal de guerra en los Balcanes. Entonces, para el director, sólo cuentan esos periodistas que salen a pelear la noticia cada día para llegar a tiempo a la emisión del telediario, y luego se dedican a olvidar lo que pueden para volver mañana a lo mismo. “Ya sé que hay otro tipo de periodismo, el que se queda en el hotel y espera que le lleguen las novedades del frente”, comenta Gerardo Herrero al respecto: “Pero ése no me interesaba”.

¿Héroes? Quizá la excesiva admiración de Herrero por ellos los convierte en héroes a su pesar. Pero esos héroes sui generis quieren ser descreídos, duros y fieles entre sí, unos perdedores encantadores, que quedan en manos principalmente de los dos protagonistas masculinos: Imanol Arias y Carmelo Gómez. Arias es Arturo Pérez-Reverte; se le parece, le imita, su papel se apodera de los tics de esa —que fue— conocida cara de la pantalla del televisor. Ahora ya sólo la asoma para promocionar sus libros, y más bien poco. Por eso tiene un coste: Imanol está constreñido al personaje público y eso pesa demasiado. Carmelo Gómez, en cambio, ha seguido otro camino. Él ha vampirizado a Márquez, el referente real y novelado de su personaje; lo ha interiorizado y se ha liberado de él. Y el resultado es una de las actuaciones más sorprendentes de este actor, tenido hasta ahora como reconcentrado e intelectual, que aquí se primitiviza y estalla. Y la violencia y la sangre estallan también: “No creo que sea una película excesivamente violenta”, reflexiona el director. “Desde luego, no más que cualquier telediario”.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 11303

MensajePublicado: Mie Ene 13, 2010 12:01 pm    Asunto: Responder citando

Gerardo Herrero narra en 'Territorio comanche' una historia de "amistad y no de guerra".
La película, basada en la novela de Arturo Pérez-Reverte, se estrena hoy
Elsa Fernández Santos - El País - 07/03/1997

"'Territorio comanche' no es una película sobre la guerra, sino sobre la amistad". Así define Gerardo Herrero el filme que, basado en la novela homónima de Arturo Pérez-Reverte, rodó el pasado otoño en pleno Sarajevo y que hoy se estrena en España. El viaje iniciático de una joven y ambiciosa periodista de televisión, enviada por vez primera al frente, es el eje de la película, en el que los actores Imanol Arias y Carmelo Gómez interpretan (inspirados respectivamente en el propio Pérez-Reverte y el cámara José Luis Márquez) a dos veteranos y escépticos reporteros. "Quería hacer una película sobre corresponsales de guerra que no fuera ni una historia política ni de amor" añade el director.

'Territorio Comanche' no tiene nada que ver, según su realizador, con otras conocidas películas sobre periodistas en conflictos bélicos. Ni 'El año que vivimos peligrosamente', 'Bajo el fuego' o 'Salvador' (de las tres, la que más le gusta a Herrero) le sirvieron como referencia. "Lo que me interesaba contar -la amistad entre los reporteros, la ética de los periodistas de guerra y la manera en la que trabajan- no se había tocado nunca en las películas sobre periodistas que conozco y es un tema que siempre me ha interesado. Ya hace tiempo pensé en adaptar la novela de Manu Leguineche 'La tribu', que transcurre en Guinea, pero el conflicto que narra el libro se había quedado un poco antiguo y por eso pensé en 'Territorio comanche'".

La película, cuyo coste final ha sido de 500 millones de pesetas, está escrita por el propio autor de la novela y Salvador García. "La novela de Pérez-Reverte ha sido la base del guión, pero se han cambiado muchas cosas", explica el director. El principal cambio entre novela y película está en el personaje que interpreta la actriz argentina Cecilia Dopazo. Mientras en el texto se retrata de forma implacable a una ambiciosa periodista sin escrúpulos que despierta el odio de sus compañeros, en la película el instinto profesional de la joven reportera sufre un importante giro al conocer de cerca la guerra y, sobre todo, al pasar por la escuela de sus veteranos colegas, dos escépticos que se toman con obligada distancia el horror diario de la guerra.

"Ella es el único personaje que se transforma", dice Gerardo Herrero. "Tal y como estaba en la novela no me interesaba, quería que fuera una chica joven e inexperta para que esa transformación fuera creíble. La historia son dos semanas en la vida de unos reporteros, y ella es la única persona que cambia su forma de entender la vida y su trabajo. Tenía claro que ese personaje era el hilo conductor y su mirada es la más importante, porque también es la mirada del espectador, que tampoco conoce la guerra".

Gerardo Herrero insiste en que 'Territorio comanche' es, a propósito, una película que no quiere entrar en la trascendencia de la guerra. Sobre eso, Pérez-Reverte ha escrito: "Precisamente la toma de partido de Gerardo Herrero es ésa: la áspera sequedad de una trama y unas imágenes más elocuentes que un discurso, una lágrima o una bandera". El escritor añade: "Por supuesto, no faltarán imbéciles que lamenten en esta película la falta de demagogia al uso, camuflada en compromisos morales o éticos, de hermanitas de la caridad travestidas en periodistas filántropos que viven y mueren por la solidaridad, la paz y el progreso".

Herrero -cuya anterior película, 'Malena es un nombre de tango', estaba basada en la novela homónima de Almudena Grandes y cuyo próximo proyecto nacerá de otra novela que ya tiene entre manos- es un fiel defensor del idilio que parecen vivir en España el cine y la literatura. "Yo busco temas, y si esos temas vienen de una novela pues no me parece que sea malo. Además, trabajar con novelistas es un placer, porque entienden el cambio de lenguaje. Ojalá hubiera más novelistas escribiendo guiones", añade el cineasta. "Estoy seguro de que escritores como Juan José Millás o Antonio Muñoz Molina serían estupendos guionistas".
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 11303

MensajePublicado: Mie Ene 27, 2010 12:12 pm    Asunto: Responder citando

Herrero retrata el 'Territorio comanche' de Pérez-Reverte
Irene Rengel - La Vanguardia - 07/03/1997

El reporterismo de guerra con el fondo escénico del drama vivido en Bosnia centra la última película del director Gerardo Herrero, 'Territorio comanche', adaptación de la obra homónima del escritor y periodista Arturo Pérez-Reverte basada en su propia experiencia profesional, y que se estrena hoy en Barcelona. El filme —presentado en la pasada Berlinale— plasma la relación entre dos experimentados reporteros televisivos, Mikel —interpretado por Imanol Arias, como alter ego de Pérez-Reverte— y el cámara José —encarnado por Carmelo Gómez, quien representa al periodista de TVE José Márquez— y Laura —la actriz argentina Cecilia Dopazo—, una joven estrella televisiva con un estilo informativo que diverge del de ellos. Este personaje sirve de “hilo conductor de la película y representa el contrapunto dramático para reflejar un tipo de periodismo que se hace muy amarillista”.

“Cuando leí el libro de Pérez-Reverte —afirma Gerardo Herrero, también productor del largometraje— pensé que se podía hacer una adaptación. A mí lo que me interesaba era el mundo de los reporteros. Yo no he querido opinar sobre la guerra, porque la guerra es de ellos”. Pese al tono frío y seco que envuelve la película, Gerardo Herrero ha querido reflejar “el mundo de la amistad” que une a los periodistas en situaciones de máximo peligro. La experiencia de interpretar a un cámara ha permitido a Carmelo Gómez alcanzar mayor espontaneidad: “Es un personaje que se basa en el realismo puro y duro, que fue lo que más me interesó. Es un personaje que se hace en acción, con actividad”.

La adaptación del libro no ha derivado en polémica entre escritor y director. Pérez-Reverte, coguionista del filme, es, según Herrero, “el fan número uno de la película, cree que es la mejor de las basadas en sus obras. A él le gusta más que a mí”. 'Territorio comanche', rodada en Croacia y Bosnia, se enfrentó durante los meses de producción con un gran cúmulo de dificultades, desde la elección de las localizaciones hasta la escenificación del conflicto, ya que las fuerzas internacionales consideraban que podrían ser un detonante bélico entre la población en unos momentos de fuerte inestabilidad pacífica.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 11303

MensajePublicado: Dom Ene 31, 2010 1:39 pm    Asunto: Responder citando

Territorio de nadie
Lluís Bonet Mojica - La Vanguardia - 11/04/1997

Crítica de cine: 'Territorio comanche'
Dirección: Gerardo Herrero - Intérpretes: Imanol Arias, Carmelo Gómez, Cecilia Dopazo - Guión: Salvador García y Arturo Pérez-Reverte, según el libro del segundo - Fotografía: Alfredo Mayo - Música: Ivan Wyszogrod - Producción: España-Francia-Alemania, 1997. D.: 90 m. - Estreno: Maremágnum 4, Publi 2, Renoir 6 y Waldorf 4

“El periodismo tiene que brindar certidumbres, y el corresponsal de guerra está lleno de dudas, porque debe poseer el autocontrol suficiente como para no emocionarse por nada ni por nadie”, nos decía el cineasta alemán Volker Schlöndorff en el ya lejano 1982, cuando presentaba su película 'Círculo de engaños', la historia de un corresponsal de guerra en un Beirut en llamas. Poco han cambiado las cosas desde entonces, si bien la instantaneidad de la información televisiva y esas zarandajas de la aldea global han creado nuevos hábitos de consumo informativo, decantando la crónica periodística hacia el espectáculo de una tragedia servida a domicilio para ser deglutida con creciente indiferencia. Como en el filme de Roger Spottiswoode 'Bajo el fuego', donde Nick Nolte era un fotógrafo que perdía gradualmente su indiferente neutralidad en el final de la Nicaragua somocista, 'Territorio comanche' muestra la desolación de la ciudad sitiada y el cinismo distanciador que, como terapéutica de supervivencia, emplean los corresponsales de guerra, que se autocalifican de mercenarios.

No chirría en absoluto el filme de Gerardo Herrero en su representación del horror cotidiano en Sarajevo, a través de la mirada escéptica de los miembros de la “tribu”, los enviados especiales que conviven con ese horror e intentan ser inmunes a él, porque al fin y al cabo se trata de su trabajo. Lo que falla es la ficción. Porque el original literario de Arturo Pérez-Reverte era el reportaje escrito por un reportero de guerra, hablando de sí mismo y de sus compañeros de profesión, muchos de ellos con nombres y apellidos (sin ir más lejos, nuestro compañero Tomás Alcoverro, corresponsal de 'La Vanguardia' en Beirut). Transformar el magnífico texto de Pérez-Reverte en una película que quiere retratar una realidad, la guerra de los Balcanes, ofrecía dificultades casi insalvables. En el filme apenas hay historia: sólo un tenue, quebradizo hilo argumental resumido en la llegada a Sarajevo de una joven y emergente periodista (Cecilia Dopazo), que asiste a su bautismo de fuego en compañía de dos encallecidos compañeros de su canal televisivo: un cámara (Carmelo Gómez) obsesionado por filmar la voladura de un puente (como el Nick Nolte de 'Bajo el fuego', es a través del visor de su cámara que el espectador recibe a veces la información visual) y un reportero (Imanol Arias) que también está de vuelta de todo. Ambos miran de reojo a la recién llegada (“Aquí no podrás comprarte ni unas bragas; aquí compramos horror”, le dirán), que debe ganarse el respeto de toda la “tribu”.

Filmada con encomiable convicción por Herrero y competentemente interpretada (en especial Carmelo Gómez), 'Territorio comanche' denota la hibridez de un documental recreado y que también pretende ser historia de ficción, con lo que se queda en territorio de nadie.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 11303

MensajePublicado: Dom May 09, 2010 9:57 am    Asunto: Responder citando

Entrañables comanches
Plàcid García-Planas - La Vanguardia - 20/06/1997

'Territorio comanche' - Varios autores - Guión cinematográfico de la novela de Pérez-Reverte - Ollero & Ramos - 262 páginas - 1850 pesetas
'Sarajevo. Juicio Final' - Julio Fuentes - Plaza & Janés -167 páginas - 1750 pesetas
'Nits de glaç' - Janine Matillon - Traducción de Lluís María Todó - Límits Editorial - 206 páginas - 1350 pesetas
'La casa de los simios' - John Fullerton - Traducción de Marcelo Covián - Grijalbo - 287 páginas - 2200 pesetas

"Cuando en Dayton acordaron el retorno de todos los refugiados a sus hogares—escribe Julio Fuentes— olvidaron que en Bosnia sólo se vuelve a casa cabalgando sobre un carro de combate.” Si regresar en Bosnia roza siempre lo imposible, regresar de Bosnia tampoco es demasiado fácil. Muchos corresponsales de guerra volvieron a casa cabalgando inquietos sobre la memoria de lo que no pudieron narrar en unas apresuradas crónicas. Julio Fuentes es uno de ellos. Le recuerdo en verano de 1992 entrando a Sarajevo por la Avenida de los Francotiradores. Apretaba el acelerador de un coche que enarbolaba —si no recuerdo mal— la pequeña bandera rojigualda que los iraquíes habían dejado tirada ante nuestra Embajada en Kuwait City. “Tenía esa mirada inconfundible de quien ha visto cosas que nadie debería ver nunca”, escribe Arturo Pérez-Reverte del actual corresponsal de 'El Mundo' en Moscú. Sólo el cronista mayor de la tribu podría haber impreso estas palabras en la portada del primer libro de Julio Fuentes, 'Sarajevo. Juicio Final'.

Fuentes nos cuenta su experiencia bosnia mezclándola a martillazos con el flechazo imposible entre su traductora local y un joven informático que la guerra convierte en tigre. Un relato con demasiados efectos especiales, donde campan sin control los ángeles exterminadores del sacrificio étnico, muertes aseguradas por póliza divina, jinetes del Último Día, cuchillos hambrientos de sangre y proyectiles que llegan como cometas del Juicio Final. Pese al exceso de apocalipsis, el relato es muy atrayente. En las páginas de Fuentes, Sarajevo no se lee. Casi se mastica. Carece de la solidez y coherencia del sabroso y punzante 'Territorio Comanche', pero destella unos puntazos de poesía que la novela de Pérez-Reverte, mucho más racional, no tiene. Fuentes narra lo que “iba buscando como un imbécil”, la caída de la burguesía yugoslava en un pozo sin barreras morales. Una caída bien descrita y poco explicada. A veces se queda —algo muy comanche— en una real pero un tanto hueca descripción de anatomía destrozada. “Las moscas —escribe de esta guerra burguesa— devoraban los rostros de los muertos en los salones de estar.”

'Sarajevo' tiene partes brillantes, estremecedoras. Y es una pena que al relato de Fuentes, como a otros relatos de ibéricos comanches, le sobre un puntito de la antiheroicidad más plasta: la épica. Su texto desprende demasiado el cargante perfume de los que han visto “aquello que nadie jamás debería haber visto” en los profundos abismos humanos y otros rollos por el estilo.

En esta línea, una de las obsesiones de la tribu es dejar siempre claro que ellos no son la madre Teresa de Calcuta, que ellos son corresponsales de guerra, fotógrafos de una mierda que, como bien apunta Reverte, “seguirá siendo siempre la misma, sin que eso altere, salvo por unos minutos de telediario, el pulso de la gente”. Mucho me temo, sin embargo, que la monjita albanesa ha buceado más por los abismos limpiando costras sin moverse de los suburbios bengalíes que la mayoría de los comanches, una tribu que —casi— siempre acaba volviendo a casa por Navidad. Algo que Fuentes recuerda con honestidad.

“A casa a comer un bistec, huevos y cerveza, un baño caliente, sábanas limpias, seguridad y un montón de admiradores con quienes compartir las fanfarronadas de otro voyeur más de una guerra extranjera”, recalca el corresponsal de guerra británico John Fullerton en su primera novela, 'La casa de los simios'. Fullerton opta por un buen thriller, las dudas de un policía croata que se pregunta si vale la pena investigar el simple asesinato de una serbia en la capital de las masacres permanentes. “No somos más que un poco de pus sobre dos piernas, pensó el policía (...). Ninguna criatura es tan destructiva en vida ni huele tan mal cuando muere.” A pesar de la náusea, el policía piensa que sí merece la pena. Y su empeño nos mete en el laberinto de la guerra y la mafia, que vienen a ser la misma cosa.

Una tercera novela se desmarca de la prensa y nos explica la pesadilla a través de los demonios intelectuales: 'Nits de glaç', escrita por Janine Matillon, especialista francesa de lengua serbo-croata. Es la historia de Orimita, una universitaria musulmana que, junto con otras doce cultas prisioneras, es seleccionada por un exquisito “profesor” serbio para ser fecundada a la fuerza y “purificada” por serbios. Es la sombra del famoso memorándum de la Academia de Belgrado. La justificación intelectual de la violación. “Ustedes y yo —predica el profesor a las prisioneras— nos contamos entre aquellos espíritus (desgraciadamente hay pocos) que saben que la cultura prevalece sobre el nacimiento. Y cultura, ¡ustedes tienen! Y como ya tienen la cultura, ¡yo les daré el nacimiento!” En 'Nits de glaç' sale un casco azul catalán hablando catalán. “Los catalanes eran quienes mejor podían entender lo sucedido en Bosnia”, afirma Matillon a la prensa. “Las pequeñas naciones —leemos al final de la novela— tienen unos dolores que las grandes ni sospechan.”

Pérez-Reverte, por su parte, prologa el guión de 'Territorio Comanche' película. “El guión logra algo extraordinariamente difícil: no es mi libro (...) pero sí es un buen reflejo de la realidad que ese libro pretendía transmitir: una historia de amistad y trabajo en el marco de una guerra.” Reverte nos cuenta jugosas anécdotas del rodaje y aprovecha para cargar contra varios de sus críticos con precisión chetnik. Los cuatro libros dejan de vuelta y media a los cascos azules y compañía. Pérez-Reverte relata las mil trabas que IFOR puso al rodaje. “Lo que me hace pensar —escribe con justa rabia— que si hubieran hecho lo mismo con los artilleros serbios (...) los cementerios locales tendrían unos cuantos millares de cruces menos.”

“Había una tenebrosa belleza en las noches asesinas de Sarajevo, una irrepetible fascinación. Magia para suicidas”, escribe Fuentes. “Ser corresponsal te da una gratificación instantánea, es maravilloso”, afirma Fullerton. Quizá porque han rozado el límite en su forma más violenta, los dos periodistas acaban sus relatos intuyendo la suavidad que sopla dentro de los hombres que cierran los ojos por última vez.

“Yo no estaba allí de excursión —relata Julio Fuentes sobre su larga estancia en los Balcanes—. No era un turista de la guerra ni pertenecía a ningún comité de solidaridad con Bosnia. Necesitaba combustible para el Compaq y lo quería de la mejor calidad. Así es este negocio. Si me tocaba a mí, otros harían lo mismo. Información. Esa es la palabra que ha salvado al pueblo bosnio de su exterminio total. Y nosotros hacíamos el trabajo jugándonos las pelotas. Si nos liquidaban —mataron a sesenta de los nuestros— vendrían otros. Todos éramos piezas reemplazables en el gran meccano mass-media.”

“Esta vez —escribe Pérez-Reverte del crítico de cine de 'El País'— fue Ángel Fernández Santos (...) quien lamentó que la película la protagonizasen triviales reporteros en lugar de abnegados benefactores de la Humanidad, y que se limitase a contar una historia de amistad y trabajo en vez de profundizar en las raíces morales e intelectuales del horroroso conflicto, etcétera. Pero es justo subrayar, en su descargo, que el tal Fernández Santos no ha oído jamás un tiro de verdad en las butacas de cine donde se gana la vida buscando móviles éticos en las películas y las novelas y las guerras que hacen otros. Y nunca dio ocasión a que le volaran los huevos, ni meó sangre (...) ni le mataron a cincuenta y dos triviales compañeros”.

http://hemeroteca.lavanguardia.es/preview/1997/06/20/pagina-53/34597626/pdf.html?search="perez%20reverte"
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
grognard
Capitán


Registrado: May 02, 2011
Mensajes: 4025
Ubicación: emporiae

MensajePublicado: Mie Ene 18, 2012 10:34 am    Asunto: Responder citando

Ayer la vi por primera vez. Territorio comanche fue mi primer 'reverte' y me daba miedo. Me gustó. Me sorprendió, gratamente, la distancia con el libro, el personaje de Laura. Y sobretodo Carmelo.

Esos primeros planos al reloj de Márquez en la tertulia posterior...¿Es 'el' reloj?

Y esos ojos azules, esa mirada gélida...
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 11303

MensajePublicado: Mie Ene 18, 2012 11:00 am    Asunto: Responder citando

El coloquio tras la película, con Carmelo, Gerardo Herrero y Márquez: http://www.rtve.es/alacarta/videos/version-espanola/version-espanola-territorio-comanche/1297000/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
aik
Alférez


Registrado: Feb 18, 2007
Mensajes: 2274
Ubicación: En la Hansa

MensajePublicado: Mie Ene 18, 2012 1:38 pm    Asunto: Responder citando

Joder boss. Gracias.
Lo he buscado esta mañana sin encontrarlo.
_________________
"Son Españoles los que no pueden ser otra cosa". (Cánovas)
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Adeletheresa61
Alférez


Registrado: May 04, 2011
Mensajes: 1492
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mie Ene 18, 2012 9:25 pm    Asunto: Responder citando

Si, gracias Rogorn. La apariencia de Márquez fue toda una sorpresa. Es un hombre que hace muy pocas apariciones públicas y se ve que el suyo es ver a través del objetivo y no estar en el propio foco de las miradas. Uno de los mejores cameras al nivel mundial y con mucha humildad y mirada cansada. Después de todo lo que ha visto, que le puede quedar por ver?
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
viveDios
Bravo


Registrado: Jan 29, 2007
Mensajes: 452
Ubicación: León

MensajePublicado: Mie Ene 18, 2012 11:23 pm    Asunto: Responder citando

Un poco de lío con los hilos, no es por nada, están mezcladas las opiniones. Y también está la Patente de los jóvenes reporteros con lo mismo. Bueno no importa.

Yo también vi ayer la película por primera vez, e igual que tú, gronard también tenía miedo. De que no estuviera bien hecha, que no me gustara. Todavía no he leído el libro. Pero también me ha sorprendido gratamente.
Muy buen guión. Compacto. Con un final digno de cualquier superproducción de Hollywood.
Carmelo Gómez lo borda. Como dijo Márquez, un sobresaliente alto. Para mí las mejores escenas fueron las que tomaba con la cámara en REC. Esa gente en el interior de una casa completamente despojados de su calidad como seres humanos. Es, en mi opinión, espeluznantemente buena.
Y la otra, en el puente antes de ser volado entre balas que silban por todos los lados.
Después de ver la película entiendo por qué Reverte está tan cansado lo que no sé es cómo pudo sobrevivir. Me acordé mucho de sus padres toda la película, mira tú qué tontería, y resulta que el libro está dedicado en tercer lugar a ellos. No me extraña. Se lo merecen
El personaje que lo representa, Imanol Arias, no me gustó. Lo encontré un busto parlante sin más y con un aire de estudiante repeinado que no, no me gustó nada. No creo que Reverte fuera así exactamente.
Ya se que no podían implicarse emocionalmente,como dijo Márquez, no iban a eso. Pero a Carmelo lo he visto más vital, Imanol parecía que estaba retransmitiendo a todas horas.
Decía Reverte en una patente que las tías encontraban a Márquez atractivo. Y lo entiendo. No hay nada más atractivo que la mezcla de valentía y humildad.

Es una película de fiel aproximación a una situación que ojalá no vivamos jamás.
Muchas Gracias. A todos los reporteros que nos lo contaron.....
_________________
"La magia de la vida son los encuentros"
Alberto García-Alix
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Siana
Capitán


Registrado: Jun 15, 2006
Mensajes: 5425
Ubicación: Barcelona

MensajePublicado: Mie Ene 18, 2012 11:49 pm    Asunto: Responder citando

Amén, Vive.

ViveDios escribió:
Después de ver la película entiendo por qué Reverte está tan cansado lo que no sé es cómo pudo sobrevivir

Y yo. Veía las imágenes y me acordaba del intrépido reportero que me hacía sufrir los mediodías en las noticias. Es un hombre valiente, sin duda alguna.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Adeletheresa61
Alférez


Registrado: May 04, 2011
Mensajes: 1492
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Jue Ene 19, 2012 10:24 am    Asunto: Responder citando

ViveDios escrbió

Cita:
Después de ver la película entiendo por qué Reverte está tan cansado lo que no sé es cómo pudo sobrevivir.


Creo que el libro y El Pintor de Batallas le ayudaron sellar las heridas y pasar página. Sigue con pesadillas y recuerdos pero su presente me parece muy bonito. En todos sus libros veo rastros de la brutalidad y el horror de la guerra. Me imagino que todavía se despierta por las noches con pesadillas.

Empecé con sus reportajes de guerra, leí algunos patentes y luego 'Territorio Comanche' y el Pintor de Batallas. Luego todo lo demás. Me gusta mucho la película, sobre todo el papel de Carmelo como Márquez. Estoy de acuerdo con ViveDios sobre Imanol, no me resulto creíble...



Cita:
No creo que Reverte fuera así exactamente.
Ya se que no podían implicarse emocionalmente,como dijo Márquez, no iban a eso. Pero a Carmelo lo he visto más vital, Imanol parecía que estaba retransmitiendo a todas horas.


Ultima edición por Adeletheresa61 el Vie Ene 20, 2012 12:01 am, editado 2 veces
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
viveDios
Bravo


Registrado: Jan 29, 2007
Mensajes: 452
Ubicación: León

MensajePublicado: Jue Ene 19, 2012 11:05 pm    Asunto: Responder citando

Adeletheresa61 escribió:
su presente me parece muy bonito.


Que reflexión más buena. Porque es verdad , siguiendo su trayectoria, desde hace unos 15 años su vida es de lujo.
A mí me costó mucho cambiar el chip que tenía de él, de reportero a escritor y ahora,es curioso, me cuesta lo contrario. Pensar que este hombre según escribe, académico de la RAE, vistiendo frac en muchas ocasiones, estuvo tantas veces en Territorio Comanche. No, y él lo tendrá bien presente, pero de cara a la galería es el peso de la imagen.
_________________
"La magia de la vida son los encuentros"
Alberto García-Alix
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ada
Capitán


Registrado: Aug 17, 2007
Mensajes: 5159
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Vie Abr 27, 2012 10:45 am    Asunto: Responder citando

Os dejo una reseña del 7 de marzo de 1997 en ABC



'Territorio comanche': cáscaras
E Rodríguez Marchante - ABC - 07/03/1997

Basado en el libro de Arturo Pérez-Reverte, el filme cuenta las peripecias personales y laborales de unos cuantos periodistas en Sarajevo durante la guerra. La historia, aunque hueca (no está rellena de la trágica verdad del momento), resulta entretenida y se salva gracias a su notable brillantez cinematográfica.

Aunque Gerardo Herrero ha dirigido ya con éste cuatro largometrajes, su peso (enorme) en la reciente historia del cine español es como productor de películas. Cualquiera de sus empresas, y algunas de la magnitud de 'Tierra y libertad', están siempre revestidas del mejor caucho cinematográfico. Es decir, que Gerardo Herrero "hace" muy buen cine, y en el caso de 'Territorio comanche' la labor en este sentido es excelente: las calles de Sarajevo, las gentes de Sarajevo, las heridas de las calles y las gentes de Sarajevo; el olor a pólvora, a sangre, a miedo... Todo está ahí, en la película, pero al fondo, detrás de sus personajes, no delante.

El notable esfuerzo de producción, la osadía de irse a rodar entre los rescoldos aún humeantes del infierno, el riesgo de revivir tanto muerto y justo allí, el meter ficción, actores, cámara y luces entre la tragedia fresca, la herida aún sin restañar, la carne mutilada y las penumbras de la desolación. Todo eso, que tiene un valor incuestionable, se convierte precisamente en su mayor argumento crítico en contra: ¿para qué?... Pues exactamente para nada. A 'Territorio comanche' no le interesa Sarajevo, ni los estragos de la guerra, ni los porqués, los cómos y los cuántos. 'Territorio comanche' se limita a mirar el espejo (los corresponsales de guerra) y a no ver su reflejo (lo que cuentan los corresponsales de guerra).

Un corresponsal de guerra es sin duda un tipo interesante, siempre y cuando no lo mires a él, sino lo que él mira. Pero en la película de Gerardo Herrero nuestra mirada se planta en los personajes y ahí se queda. Qué comen, qué hacen, cómo pasan el tiempo, cómo preparan, cazan y envían sus reportajes... O sea, algo tan ilustrativo como inservible, sobre todo si en los márgenes del filme se queda la dura y herrumbrosa realidad.

Sin duda, Gerardo Herrero ha cubierto su propósito: meterle cine al libro de Arturo Pérez-Reverte, pero ¿es ése acaso un propósito justificable? ¿No hay en este frívolo vistazo un exceso de "nievesherrerismo" al pararse en las bobadas de unos corresponsales tan típicos como tópicos? ¿Hay algo interesante en presenciar las rencillas personales, laborales o amorosas entre estos personajes, mientras que fuera la carne se resquebraja?... La sensación (personal) al ver 'Territorio comanche' es de que estás dando vueltas alrededor de una cáscara.

Para ser justos, hay que alabar, además del esfuerzo de tod el equipo técnico y artístico, la buena dirección de Herrero y la capacidad de sus actores, en especial Imanol Arias y Carmelo Gómez, para "ser" corresponsales. Además de, y a pesar de lo dicho, conseguir entre todos una película entretenida y avispada, puesto que en todo momento crea un tapiz de intriga como si realmente fuera a pasar algo. Con mucha voluntad por parte de uno se puede llegar a la conclusión de que lo que aporta esta película es un análisis de la manera de enfocar la realidad; el qué muestras y el cómo lo muestras. O sea, irse al frente a disparar con salva. En el fondo, todo el espíritu de 'Territorio comanche' (desde su origen literario) está resumido en ese gesto del corresponsal cuando le da la espalda a la realidad para mirar de frente a la pantalla que reluce en nuestro cuartito de estar.
_________________
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. Crecer es lo que hacemos después de equivocarnos http://adacaramelada.blogspot.com.es
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Violette
Bravo


Registrado: Apr 28, 2011
Mensajes: 212
Ubicación: Aquí, allí... depende del día y de la hora...

MensajePublicado: Jue May 10, 2012 9:25 am    Asunto: Responder citando

gracias por la reseña Ada. La película está genial, y leyendo el artículo he comprendido lo impactante y complejo que tuvo ser rodarla.
_________________
¿Para qué sirve un libro sin imágenes ni diálogos?
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 11303

MensajePublicado: Dom Jul 15, 2012 10:24 am    Asunto: Responder citando

Cómo ser corresponsal de guerra y disfrutarlo
E Rodríguez Marchante - ABC - Berlín - 16/02/1997

La guerra es indescriptible. Desde Homero, que era ciego, hasta Julio César, que la vio con todos los ojos de su cuerpo, muchos han tratado de describirla, entenderla y hacérsela entender a los demás. Arturo Pérez-Reverte quizá haya tratado también, como Homero, Julio César y otros corresponsales bélicos, de describir la guerra en algunas de sus crónica, pero rotundamente no en su novela-película 'Territorio comanche'. Lo que queda ahí descrito no es la guerra, sino sus cronistas.

El hecho de ser 'Territorio comanche' la primera película española en competir este año en el Festival [de Cine de Berlín] la recubre inevitablemente de un chaleco de simpatía (antibalas). Su director, Gerardo Herrero; sus protagonistas, Carmelo Gómez, Imanol Arias y Cecilia Dopazo, y todo el equipo que se desplazó hasta el corazón de Sarajevo para rodar lo que ahora se ve en pantalla, se merecen un recibimiento cálido por hacer su trabajo en el lugar justo y en el momento apropiado (se fue la guerra y llegaron ellos). Allí estaba el paisaje después de la batalla, y ya sólo había que meter en él las figuras descritas por Reverte.

Por lo visto en 'Territorio comanche', la vida del corresponsal de guerra transcurre entre el vestíbulo de un hotel más o menos seguro (lo que no quita que de vez en cuando caiga un pepino y forme una ensalada) y las incursiones en la zona de refriega a la busca y captura de imágenes y noticias que expliquen lo que está pasando. Estos cronistas que entran y salen del campo de batalla con las muestras en el "pico" son de dos tipos, los profesionales y los diletantes (en la película, se dan ambos: la recién llegada y con ganas de mostrarlo todo, incluso lo que no hay, y los que ya viven prácticamente allí y que tienen sus dudas sobre lo que vale y lo que no vale). Por eso, y probablemente sin querer, lo que se cuenta no sea en realidad una metéfora de la guerra, sino de los medios de comunicación, las audiencias y la simpleza del ser humano en sus ilusiones: uno quiere filmar ese momento cumbre en que vuelan un puente, otro quiere que cuando se acabe esta guerra haya otra que le dé sentido a su vida profesional, otra lo que pretende es quedar bien en la pantalla y con un fondo lo suficientemente impactante y destruido...

Como película, 'Territorio comanche' no es útil, aunque sí entretenida. No es útil, porque se queda fuera del horror de la guerra en general y de la guerra en particular (el conflicto de los Balcanes no existe como tal, sino como excusas para que los protagonistas estén allí). Y es entretenida, porque hay movimiento, cine, ficción y unos personajes que viven en tensión (periodística) y la traspasan al espectador. Por decirlo de alguna manera: las crónicas que mandan los protagonistas son malas, vulgares, sin interés, pero sus peripecias, sus tira y afloja, sus cínicas conversaciones y sus sentimientos hacen de esta película un buen reflejo (quizá no del todo fiel, pero bueno) del cristalón en el que el resto del tranquilo mundo suele ver las guerras.

Gerardo Herrero consigue, pues, un buen trabajo a pie de batalla; que sepamos cómo visten, cómo se mueven, cómo piensan y cómo actúan los corresponsales de guerra, incluso consigue que el espectador se sustraiga de lo fundamental (qué pasa en Sarajevo) y se centre en lo trivial (qué pasa entre los corresponsales). Esto, naturalmente, le quita hondura y auténtico dramatismo a la película, pero le añade tensión fílmica: es triste, pero es así, nos inquieta más la muerte de alguien a quien vemos y conocemos que la de cien que ni vemos ni conocemos. Por supuesto que hay mucho más corazón y latido en una sola crónica de Ramiro Villapadierna sobre la guerra de los Balcanes que en toda la película (y la novela) de 'Territorio comanche', pero la verdad es una cosa y el cine otra.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Cosas veredes Todas las horas son GMT + 1 Hora
Ir a página 1, 2  Siguiente
Página 1 de 2

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro

Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Ecke Ecke


Todos los logos y marcas en este sitio son propiedad de sus respectivos autores. Los comentarios son propiedad de los escritores y todo lo demás © 2007 de www.capitan-alatriste.com. Capitán Alatriste es una marca registrada de Alfaguara ediciones. Todos los derechos reservados
Puedes sindicar nuestras noticias utilizando el archivo backend.php o ultramode.txt
PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.
Página Generada en: 0.30 Segundos